La economía colaborativa suma un nuevo negocio y es chileno. Para qué comprar ciertos artículos si se pueden arrendar de un modo seguro, cómodo y sin el clásico y molesto cheque de garantía.

Cuando José Tomás Fernández, 26 años, pasaba una temporada en Barcelona trabajando en una consultora como ingeniero comercial, quiso reencontrarse con uno de sus deportes favoritos: el wakeboard. El primer gran obstáculo era conseguirse la tabla. Obviamente no estaba en sus planes comprarla y para su sorpresa, debido al alto monto del cheque en garantía que le exigían, tampoco pudo arrendarla. Fue entonces que pensó en lo fácil que sería tener un conocido a quien pedírsela y pagarle un arriendo por su uso.

Con este raciocinio ya estaba dando los primeros pasos del modelo de negocio que hoy lo tienen como co fundador de Réndalo, la primera plataforma online que ofrece arrendar los más diversos artículos. Cortadora de pasto, parlantes para fiesta, zapatos de skí, carpas, guitarras y hasta autos son algunos de los 500 artículos que hoy tienen a disposición en la plataforma para ser usados a cambio de un pago por día.

La lógica ya es conocida, “ayudarse” y crear un esquema colaborativo en el que se une la gente que quiera obtener beneficios de sus bienes con quienes quieran pagar un costo conveniente por su uso. Lo hizo Uber ofreciendo autos particulares para el transporte público, Airbnb con propiedades, Mobike con bicicletas… Y ahora, dos jóvenes chilenos también lo están haciendo, poniendo en contacto a personas que ofrecen distintos artículos para arrendar con quienes quieren hacerlo de manera económica, cómoda y expedita.

Señales para el vamos

Desde que tuvo la idea en su mente, no pasaron ni 24 horas cuando José Tomás invitó a su amigo e inseparable compañero de universidad, Ariel Vaisman a concretarla. Ariel quien ya había emprendido con una startup que al poco tiempo vendió en Silicon Valley, se entusiasmó con el proyecto.

De esto han pasado dos años y el camino, si bien es descrito por Fernández como una montaña rusa, ha sido exitoso y distintos hitos que validan la idea les han dado el vamos para seguir pensando en grande y transformar Réndalo en una única e integrada plataforma de arriendo.

A los siete meses de haber conversado la idea, esta dupla de emprendedores ya tenía instalado en el ciberespacio el producto mínimo viable, es decir, una página en marcha blanca que les permitiría tener el primer feedback del proyecto.

“Estos son negocios que tienen dos usuarios, el que pone a disposición su bien, y el que lo va a usar. En una primera etapa decidimos concentrarnos solo en quienes podían interesarse en aportar artículos para ser arrendados, por una razón muy simple y que es por la que se valora estos tipos de negocios; si salgo a la calle y no encuentro ningún Uber para mí su valor es cero. Si yo quiero arrendar algo y no lo encuentro en la página, entonces el valor de nuestro negocio caía a cero”.

De esta manera, la inversión inicial en marketing, unos pocos ahorros personales, fue destinada para ese fin. Y estaban en esta etapa cuando se enteraron que mientras ellos daban sus primeros pasos, una empresa equivalente hacía lo suyo en Inglaterra. “Fue una gran coincidencia que nos permitió ver la forma en que ellos operaban y por sobre todo ver que la idea estaba validada y que sí funcionaba”, explica Fernández.

Así se decidieron a aprovechar las grandes oportunidades que Chile da a los emprendedores y postularon a un fondo concursable de Startup Chile, la mejor aceleradora de start-ups de América Latina.

La noticia de haber sido invitado a formar parte de la Generación 21 de su programa fue el gran impulso para que ambos socios finalmente decidieran dedicar todo su tiempo y poner todas las fichas en Réndalo. Renunciaron a sus respectivos trabajos y desde marzo de 2019 los dos están instalados en las oficinas de Startup Chile, que además de brindarles un capital semilla, les brinda el espacio físico que les permite el contacto diario con emprendedores, acceso a una gran red de inversionistas y un directorio, entre otros. Todos hitos positivos de una cronología exitosa que hoy los tiene recogiendo las respuestas recibidas en la marcha blanca y perfeccionando al máximo su emprendimiento.

Proyección: más crecimiento

Con los primeros feedbacks se dieron cuenta de que una de las principales inquietudes cuando se piensa en arriendo tiene que ver con seguros asociados, en caso de que el producto tenga algún desperfecto o sea devuelto en malas condiciones.

Para dar respuesta a esto, Réndalo ya cuenta con un seguro incorporado al arriendo, de manera que la aseguradora se hace cargo de responder en caso de daños.

Por otra parte, se dieron cuenta de la importancia de dar al cliente la mejor experiencia y del valor que tiene para este “el no moverse de su escritorio”, por lo que decidieron también integrar el servicio de delivery.

Finalmente, pensando en masificar su público incorporaron como medio de pago la tarjeta de débito.

Junto a estos tres grandes pasos hoy trabajan a diario en el perfeccionamiento del diseño e interfaz de la página, que entre otros servicios tiene a disposición un chat a través del cual arrendatario y arrendador pueden ponerse en contacto y solucionar dudas.

José Tomás se sorprende de todo lo que han crecido y siguen pensando en potenciarlo: la idea es transformar Réndalo en una plataforma unificadora de arriendo en la que las personas puedan subir sus artículos, pero también puedan hacerlo todas las tiendas que ofrecen este servicio, lo que ya es una realidad. Por ejemplo, ya operan con ellos tiendas de arriendo de skí, tiendas de arriendo de parlantes, tiendas de arriendo de artículos de montaña, entre otros.

“Hoy día existen plataformas consolidadas de venta, a través de la cual puedo comprar desde un taladro a un parlante sin nunca salirme de la plataforma. Hoy en día si quiero arrendar un taladro debo ir a Homecenter y si quiero arrendar un parlante debo buscar una tienda de arriendos de parlantes. No existe una única plataforma en la cual pueda arrendar el taladro y el parlante de una manera rápida, fácil y segura. Es con esta misión, de ser la plataforma unificadora de los arriendos, que estamos invitando a las tiendas a ser parte de esta comunidad, en la que nosotros no somos su competencia, sino que, un canal adicional donde pueden ofrecer sus productos”.

Por otra parte, en su plan comercial también están incentivando a que la gente cree sus propias tiendas de arriendo a través de la plataforma. “O sea si alguien tiene muchas cosas en su casa que no ocupa y crea su perfil en Réndalo, en el fondo, sin saberlo, está creando su propia tienda de arriendo, en la que nosotros le ponemos a su disposición la plataforma, el delivery, la forma de pago, el seguro y todo lo que necesita para generar dinero”.

Réndalo y los beneficios de la colaboración

– Fomentar el arriendo por sobre la compra, es una alternativa ecológica, pues al preferir algo que ya está fabricado contribuye a disminuir la huella de carbono.

– Se crean comunidades, porque en ciertas categorías como la fotografía se pueden producir intercambio de conocimientos y datos.

– Dar respuesta a un público millennials que abraza la comunidad colaborativa y más que comprar, prefiere destinar recursos a experiencias.

Llamado

Réndalo fue elegida finalista, entre más de 1.700 startups, en el concurso de emprendimiento más grande de Latinoamérica, el Innovation Awards Latam.