Enrique Dibarrart, gerente general Constructora Ingevec S.A

La experiencia de Mekano en el rubro de la construcción, la metodología con etapas muy bien resueltas y el involucramiento de las altas gerencias de ambos, fueron clave en el éxito de la implementación de un nuevo ERP.

Con más de 30 años de trayectoria, Ingevec hoy es una compañía líder en materia de edificación en nuestro país. Esta empresa cuenta con tres áreas de negocios. La primera de ellas es la constructora, especialista en edificación de distintos tipos, tanto habitacional como obras comerciales. “Tenemos un fuerte enfoque en edificios, sin embargo, también siempre mantenemos obras no habitacionales en nuestra cartera”, explica Enrique Dibarrart, gerente general de Constructora Ingevec S.A. El segundo negocio es la empresa inmobiliaria, que desarrolla proyectos habitacionales para la clase media chilena. Y finalmente, también cuentan con un área de rentas, mediante la cual participan del negocio hotelero.

Metodología en etapas y alta gerencia en acción

Con una dotación de 6.500 empleados y 52 obras construyéndose en simultáneo a lo largo de Chile, esta empresa, que desde 2012 se transa en la bolsa, vio la necesidad de actualizar y modernizar su ERP. “Estábamos operando con uno completamente desactualizado e intervenido, lo que hacía que requiriera de constantes mantenciones, por lo que además se había hecho muy vulnerable”, explica el ejecutivo.

Al momento de buscar un partner para esta modernización no dudaron en ponerse en manos de Mekano. “Mekano es una empresa con prestigio en el mercado, conoce muy bien las necesidades de las constructoras e inmobiliarias y su expertise en este rubro hizo que fuera un perfecto match con nuestro objetivo”, explica Dibarrart. Vino entonces el temido momento de la implementación sobre el que, según el ejecutivo, solo habían tenido opiniones de que se trataba de un proceso engorroso, de difícil aceptación y cargado de muchos problemas. Sin embargo, por la coordinación, metodología aplicada y total disponibilidad de Mekano, todo se desarrolló sin mayores inconvenientes y los supuestamente grandes problemas, no se vivieron.

“En nuestra opinión fue clave la metodología Scrum que tuvo el proyecto y que permitió que las etapas de diagnóstico y levantamiento fueran validadas en la práctica con los usuarios claves de las distintas áreas y el producto final tuviera retroalimentación. Nosotros realizamos 3 sprint formales, en formato cónclave que permitieron validar las múltiples pruebas y decisiones que ya se habían realizado”.

Por otra parte, para Dibarrart en el éxito del proceso de implementación del ERP, también fue muy importante la formación del equipo para tal objetivo. “Es fundamental definir bien quiénes estarán a cargo de la solución y es clave comprometer a personas que conozcan muy bien la idiosincrasia de la empresa y su forma de ser”.

El ejecutivo también sostiene que otra buena decisión fue incorporar en este proceso a la alta gerencia de ambas empresas, tanto de Ingevec como de Mekano, con una participación permanente e involucrada. “Es decir, fue un acierto que esto no pasara al área TI y al de finanzas, diciéndoles simplemente, instálalo y después me cuentas. Pienso que eso puede llevar al fracaso. Aquí, tanto el presidente de Ingevec como los altos ejecutivos de Mekano estuvieron paso a paso muy involucrados, con reuniones mensuales, lo que le da la fuerza y la importancia que necesitan procesos de este tipo”.

Así después de dos años, Dibarrart no duda en afirmar que “con Mekano logramos disminuir el gran riesgo que presentaba la salida en vivo y el temido black out. Su acompañamiento durante todas las etapas del proceso fue real y evidenciaba el compromiso con nuestros objetivos. La relación con los integrantes del equipo siempre fue excelente, y aún en los momentos de mayor presión, la excelencia y disponibilidad se mantuvo sin ningún signo de aflojar”.

Con proyección a futuro

Con el ERP ya operativo hace aproximadamente seis meses, Ingevec espera que estos cambios le permitan crecer en procesos más fluidos e inteligentes, y den la base para continuar creciendo y adaptándose a los cambios que vienen en el futuro, tanto en las tecnologías disponibles, como en las competencias y expectativas del capital humano. “Esta solución nos abre muchas puertas para aprovechar los últimos desarrollos tecnológicos, digitales, de inteligencia artificial, de integración de sistemas y de operación con mayor movilidad”, explica Dibarrart. Además, les da una tranquilidad desde el punto de vista de la seguridad muy grande, pues se trata de una solución más robusta que no puede ser intervenida.

Ahora Ingevec piensa en el mediano y largo plazo seguir trabajando con Mekano en la integración de los sistemas que existen y lograr así más dinamismo en todas la cadena de procesos.

Llamado

“La relación con los integrantes del equipo siempre fue excelente, y aún en los momentos de mayor presión, la excelencia y disponibilidad de Mekano se mantuvo sin ningún signo de aflojar”, Enrique Dibarrart, gerente general

Constructora Ingevec S.A.