La automatización robótica de procesos, RPA por sus siglas en inglés, es la tecnología que irrumpe en las empresas para aumentar la eficiencia y reducir sus costos.

¿Qué es?

RPA es un robot, pero no como aquellos de maquinaria pesada que salen en las películas, llevando a cabo tareas industriales en cadenas de montaje. RPA es un robot software que automatiza procesos que actualmente se hacen de forma manual. Es decir, es un modelo informático que simula la acción que un humano realiza con un teclado y un mouse para llevar a cabo tareas altamente repetitivas como es re-teclear lo que hay en una pantalla en otra o cortar y pegar desde una aplicación a otro sistema, sitio web o portal, entre otras.

¿Qué tipo de automatización es?

Es una automatización inteligente, lo que permite que el robot tome ciertas decisiones a la hora de realizar los procesos. No solo es capaz de hacer captura de información y el procesamiento de tareas, sino que también realiza tareas más precisas y ante un problema, es capaz de lograr que el proceso siga adelante.

¿Qué se puede automatizar mediante RPA?

RPA puede automatizar una o varias tareas manuales o semiautomáticas que se realicen en cualquiera de los sistemas actuales de la organización, tales como sistemas informáticos de gestión (cualquier ERP), web, Microsoft Office, aplicaciones utilizadas para front y back office, aplicaciones de manejo de inventarios, desarrollos in house y demás aplicaciones digitales que existan en la organización. RPA puede hacerse cargo del procesamiento de pagos o facturación, de la gestión de respuestas a consultas de proveedores, de la aprobaciones de gastos, de la creación y gestión de órdenes de compra y de la producción de reportes regulatorios, entre muchos otros.

¿Cuáles son sus beneficios?

– Reduce costos: RPA funciona 24x7x365. Un robot puede hacer el trabajo de hasta tres personas, por lo tanto, quienes lo implementan reducen en un 30% su fuerza laboral. Las empresas pueden así liberar capital y recursos para actividades de mayor valor.

– Mejora el control: El robot hace la tarea tal como se le enseña, sin tener variaciones, de manera perfectamente repetitiva.

– Aumenta la eficiencia: Al hacer el trabajo todas las veces de la misma manera, la calidad es siempre consistente. No tiene fluctuaciones, no comete errores.

– Evoluciona: Los robots se ajustan conforme a los requerimientos de la empresa.

– Datos estructurados: El robot permite generar datos estructurados que hacen posible importantes niveles de análisis para las empresas.