Estudió Literatura y su futuro estaba en el área académica, sin embargo, la tecnología con la que se encontró en su último año de universidad produjo un vuelco en su vida. Desde entonces sus aciertos en el ciberespacio sitúan a esta madre de cinco hijos, como una de las mujeres más ricas y poderosas del mundo.

Encontrarse con internet, cuando recién surgía, y con un curso para escribir códigos fue lo que llevó a Susan a romper con la tradición familiar que la llevaría a desempeñarse profesionalmente en el mundo académico.

La novedad de ver al planeta conectado por una red invisible la hizo soñar con el gran potencial que esto tenía. “Me di cuenta de que era algo realmente interesante. Con internet podía hacer cosas y llegar a gente de todo el mundo. Me pareció que eso era increíble”, señaló Wojcicki en una entrevista para The Mercury News.

Además, vio con claridad el mundo que le habría la programación y hasta hoy es una convencida de que en la escritura de códigos está el desarrollo de la economía global y el impacto en la vida de las personas. De hecho, una de sus cruzadas ha sido incentivar la participación de las mujeres en la ingeniería de software.

Con estos elementos en frente, Susan decidió trabajar en el área tecnológica empresarial y con la suerte de su lado en 1999 fue contratada por Google. Desde ese mismo instante comenzó a ostentar importantes títulos, pues fue la primera mujer en entrar a Google y la empleada número 16 de esta aún incipiente empresa.

De hecho, le ofreció a sus jefes, Larry Page y Sergey Brin arrendarles el garaje de su casa, lugar que efectivamente se transformó en la primera locación de Google. Otro de sus aciertos, pues con ese monto extra mensual ella aseguraba lo que necesitaban como familia para recibir al primer hijo que esperaba.

Video para todos

En Google su tendencia visionaria no se detuvo y muchos de los servicios que hoy brinda este buscador, no hubieran sido posibles sin ella.

En un principio, con un presupuesto de cero dólares se las ingenió para cumplir con la tarea que le habían encomendado: desplegar un importante plan de marketing para dar a conocer este aún desconocido buscador.

“No teníamos recursos, pero se suponía que debía comercializar la empresa, conmigo como único medio. Fue un poco abrumador”, recuerda Susan Wojcicki en una entrevista.

Se le ocurrió llegar a acuerdos con las universidades para incrustar un cuadro de búsqueda de Google de forma gratuita en sus webs con el fin de conseguir tráfico y funcionó. Después extendió la medida a otros sitios y efectivamente Google se convirtió en el buscador más utilizado del mundo.

Pero su carácter innovador fue más allá. Susan participó en el desarrollo de Google Doodles, Google Images y Google Books. Llegó a ocupar el cargo de vicepresidenta senior de publicidad y comercio y dirigió todos los productos de analítica y publicidad, como AdWords y Analytics.

Uno de sus mayores logros fue la creación de Google Adsense, el servicio de publicidad que le ha proporcionado la mayor rentabilidad a la empresa, al tiempo que es un medio de financiación para numerosos blogs y sitios web.

Finalmente, su gran acierto fue en 2006 cuando recomendó y supervisó la compra de YouTube por 1.650 millones de dólares. Wojcicki fue capaz de ver la enorme relevancia que alcanzarían las plataformas de video con el tiempo y lo difícil que sería superar a YouTube, que en ese entonces era una startup que competía con Google videos. Y no se equivocó: desde febrero de 2014 Susan es la CEO de YouTube, plataforma que hoy se ha transformado en el tercer sitio en línea más popular, con más de mil millones de visitantes únicos al mes y actualmente está valorado en cerca 80 mil millones de dólares.

Nuevamente todo fruto de su capacidad innovadora que tuvo entre sus decisiones crear YouTube Kids, una aplicación que permite a los niños navegar de forma segura sin llegar a contenidos inapropiados para su edad. Hoy sigue a la vanguardia con nuevos productos como YouTube Red, servicio on-demand en el que se está produciendo contenido exclusivo para suscriptores.

“Nuestro objetivo en YouTube es ser una plataforma donde cualquier persona del mundo pueda acceder y compartir información. Queremos que todos tengan una voz y una oportunidad de tener éxito, conectar a las personas y abrir al mundo”, afirmó Susan quien agregó que si tuvieras que elegir un lema de tres palabras, este sería: “Video para todos”.

Con pasión

Conocer solo una parte de lo realizado por Susan se transforma en suficiente material inspirador para traspasar a cualquiera las ganas de mejorar el destino de la humanidad. Su único y gran consejo para lograrlo y alcanzar una verdadera productividad es saber priorizar.

“La razón por la que me gusta mi trabajo es mi deseo de crear. Deseo crear y construir cosas, y Google me ha permitido crear y construir productos que utilizan personas de todo el mundo”.

Así lo reconocen quienes trabajan con ella y coinciden en describirla como la mejor directora ejecutiva de operaciones de Silicon Valley. De hecho ha llegado a formar parte del reducido y exclusivo grupo conocido como “L Team”, un equipo de directivos que asesoran y rinden cuentas directamente a Larry Page.

Lo más increíble es que este currículum no lo construyó sola, sino que tuvo a su marido y cinco hijos como cómplices. Todos personajes fundamentales para que Susan ostentara otro importante título, ser la primera empleada de Google en ser madre. Por lo mismo, no tardó en llevar adelante otra innovación: una política empresarial de conciliación familiar. Esto, pues ella es una convencida de que ser madre permite a las mujeres hacer un mejor trabajo.

Debido a su cruzada, actualmente, Google cuenta con plazas de estacionamiento para embarazadas y salas para amamantar. Además ofrece a sus empleados un permiso parental con sueldo de 18 meses y, posteriormente, flexibilidad de horarios para que puedan dedicar tiempo a sus familias.

En su caso particular, Susan ha establecido como norma principal estar siempre en su casa para comer con sus hijos. Sagradamente, a partir de las seis de la tarde se centra en su familia, alejándose de todo lo que tenga que ver con trabajo, llamadas, correos electrónicos y teléfono.

Para ella, los niños no han sido un impedimento en su carrera, más bien, lo contrario. Cuando la nombraron CEO de YouTube, sus hijos, que conocían la plataforma a la perfección le fueron de gran ayuda y le han servido para probar muchas de sus ideas.

Al respecto, agrega “me paso recordándole a la gente que el éxito no depende del número de horas que uno trabaja. Los inversionistas de riesgo no preguntan cuántas horas planea trabajar usted. Lo que sí preguntan es: cuánto sabe de esto y qué va a traer a la mesa. Si uno se pasa trabajando 24 horas los siete días de la semana, no va a tener ninguna idea interesante. La separación entre la vida y el trabajo es realmente importante para la productividad”.

Lectura de fotos

Susan Wojcicki en 2016, ocupó el puesto ocho en la lista de Forbes de las cien mujeres más poderosas del mundo. Un años antes la revista Time la describió como “la mujer más poderosa de internet”.