Una adolescente de apenas 17 años tomó la decisión de ir a Marte a los tres … ¡y va bien encaminada!

Fueron “Los Backyardigans”, famosa serie de dibujos animados, los que inspiraron la vocación de Alyssa Carson. Cuando tenía tres años el capítulo en el que estos conocidos personajes se juntaban con marcianos la marcó tan profundamente que tomó la decisión de hacer todo lo posible por imitarlos. Hasta ahí un sueño de niña, que como cualquier otro, seguramente ante su evidente dificultad, se diluiría con el paso de unos pocos días.

Sin embargo, han pasado 14 años desde aquella inspiración y su sueño lejos de esfumarse está cada vez más cerca de ser realidad. Hoy Alyssa Carson es la astronauta en entrenamiento más joven de la historia de la NASA y candidata a viajar a Marte en la primera misión que despegue hacia este destino.

Un currículum inusual

Desde aquel capítulo, con el objetivo claro en su cabeza de conocer marcianos, Alyssa comenzó a leer libros, a ver videos y a investigar todo lo que pudiera sobre temas como el espacio, los cohetes y Marte. Y como nunca estuvo entre sus planes abandonar sus pretensiones, se pasó su infancia entre campamentos espaciales de la NASA, la Academia del Espacio, la Academia de Robótica, el MIT y el Campamento de Sally Ride, la primera astronauta y toda una inspiración para ella.

Después de esta exitosa “carrera”, a los 15 años, Carson dio otro salto y se convirtió en la persona más joven en acceder a la Advanced Space Academy, semillero de futuros astronautas, donde actualmente se prepara para algún día conocer el planeta rojo. De hecho, ella ya es uno de los siete embajadores de Mars One, la iniciativa privada que busca enviar a los primeros humanos a Marte en 2033. Y si bien aún queda mucho por recorrer, el inusual currículo que ostenta Alyssa a sus 17 años, habla de convicción, tenacidad y constancia, todas características que, sin duda, la ponen en la órbita correcta para alcanzar su meta.

Alyssa pasa la mayor parte de su tiempo en clases espaciales y entrenamiento en descompresión, fuerza g, hipoxia, buceo y microgravedad. Además, se prepara con una importante carga académica, ya que, para ser astronauta, la NASA exige un título en Ingeniería, Biología, Matemáticas, Física o Informática, además de tres años de experiencia profesional, más de mil horas de vuelo en aviones de reacción y una exigente serie de pruebas físicas. Sus clases son impartidas en cuatro idiomas, inglés, español, francés y chino mandarín, y tiene previsto estudiar también ruso y portugués. Y como si fuera poco, Alyssa está dispuesta a mucho más: un viaje al planeta Marte puede incluso significar el no retorno. “Si la opción es no regresar a la Tierra y colonizar el planeta, estaría dispuesta”, afirma con total convicción. Por ahora, su próximo paso es entrar en la International Space University, un centro especializado en la exploración espacial con sede en Francia. Además, Carson también está dedicada a recorrer el mundo, contando su experiencia, tanto en conferencias como en programas de televisión.

Carson en Chile

En 2018 Alyssa Carson visitó nuestro país para participar en el Festival Internacional de Innovación Social donde habló de sus expectativas, planes y preparación. En la ocasión también se reunió con el presidente Sebastián Piñera.

Planes: “Queremos partir en el año 2033, vamos a tardar como seis meses en el trayecto y queremos vivir como 20 meses en Marte. Después haremos investigaciones como buscar bacterias y agua, pruebas de suelo, para así aprender de ellos y ver si hay beneficios que podamos utilizar en la Tierra. La idea es regresar y hacer las mismas investigaciones aquí en la Tierra.”

Miedos: “En Marte hay muchos riesgos: la radiación, la gravedad y la relación con tu cuerpo y otros. Pero yo no tengo miedo, pienso que llevo estudiando mucho tiempo para esto y ahora ya sé qué va a pasar”.

¿Vida extraterrestre?: “Es una posibilidad. Yo pienso que existe más probabilidad que podamos hallar bacterias, agua. No pienso que veamos pequeños seres verdes sobre Marte, pero… vamos a ver”.

Fuente: Publimetro, diciembre 2018